domingo, 28 de junio de 2009

Clark Little















Sus fotografías capturan la estética del agua, la arena y la luz en plena interacción mientras que la ola rompe, creándose imágenes de una belleza casi erótica para los que amamos las olas.

Para lograr estas imágenes Clark se coloca estratégicamente en el interior de la ola en el momento de romper armado con su cámara acuática y sus aletas.













lunes, 22 de junio de 2009

Aplazado hasta septiembre





Queda aplazado hasta septiempre por haber acabado el plaza previsto , ya que ahora en verano nos playas estan llenas no se puede hacer nada hasta septiempre. Ya ire avisando ;)


Eleccion de tabla






Las tablas para aprender a hacer surf tienen unas características que hacen más fácil el aprendizaje, sus formas no son tan “cool” como las que llevan los máquinas de tu playa, pero son sin duda más efectivas. Un error de principiante muy común es intentar aprender con una tabla de surf estándar (shortboard), para surferos con cierto nivel, pero que no funcionan con principiantes.

La tablas ideales para aprender a hacer surf son las evolutivas, seguidas de las malibus. Son tablas más altas, anchas y gruesas que la shortboard estándar, con buena flotabilidad y muy estables, con las que es fácil remar, ponerse de pie y disfrutar de las olas desde el primer día.
Todas las marcas tienen sus propios modelos de tablas evolutivas y malibus con diferentes tamaños para que se adapten a la altura y el peso de cada surfero. Como referencia, una tabla de surf de estas características debe ser entre 20 y 50 cm más alta que la persona que la va a usar, de modo que basta con ponerse al lado para saber si es la tabla adecuada para ti.
De manera orientativa, si mides menos de 170 cm puedes usar una tabla 6'8 (203 cm). Si mides entre 170 cm y 185 cm puedes empezar con una tabla 7'2 (218 cm). Y si mides más de 185 cm puedes usar una tabla 7'6 (229 cm).
También tienes la posibilidad en algunas tiendas de pedirlas por encargo teniendo en cuenta tu nivel, altura, peso y tipo de olas que vas a surfear. El shaper sabrá diseñar la tabla de surf que mejor se adapta a tus características.

Ten en cuenta que cuando se alcanza un nivel aceptable suele darse el salto a las shortboards, por lo que existe un mercado de tablas evolutivas y malibús de segunda mano en las tiendas de surf y foros de Internet. Esta es la opción más recomendable si tienes poco presupuesto, pero fíjate que la tabla esté en buen estado y el precio sea correcto (nuevas rondan los 350€).

Cuando lleves un tiempo y tu nivel de surf haya mejorado querrás cambiar a una tabla más pequeña, entonces ya tendrás una idea más clara del tipo de tabla que te conviene gracias a la experiencia adquirida.

La historia del surf





El que más o el que menos ya sabrá, o por lo menos habrá oído, que los orígenes de lo que hoy conocemos como surf comenzó allá por las islas del pacífico no se sabe cuanto tiempo atrás. Está claro que los baños que estos prehistóricos surferos se daban no eran simplemente por el hecho de matar el tiempo libre si no que era una especie de tradición mística religiosa por sabe Dios qué. Lo que sí está claro es que esta gente vivía de puta madre hasta que los culos inquietos de los occidentales se presentaron en su playa dando comienzo entonces la “saltada del siglo”. El primero de los occidentales en dejarse caer por allí sin que nadie lo invitara, como de costumbre, fue en 1778 el Capitán Cook, el cual al mismo tiempo que calculaba los beneficios económicos de su incursión en esas paradisíacas islas alucinaba con la destreza que los indígenas mostraban deslizándose por las olas sobre unas tablas enormes de madera.
Viendo lo que disfrutaban los nativos y picado por la curiosidad, un día decidió darse un baño intentando emular a los aguerridos nativos, que no hará falta decirlo, lo único que consiguió fue arrastrarse penosamente con su barriga por las olas alegrándoles el día a los indígenas que observaban divertidos desde la playa ; acababa de nacer el body board. Hundido y humillado al salir del agua los nativos le dijeron que no estaba preparado para el He e’Nalu (nombre como se conocía al ahora surf) y entonces él, herido en su amor propio dijo “que coño de He e’Nalu, yo lo que quería hacer era... y dijo lo primero que se le pasó por la cabeza acordándose de la resaca de la noche anterior... Surf (surf significa resaca)” y ahí, en ese preciso momento es donde dio comienzo la expansión y actual masificación del surf que hoy en día conocemos. En profundo agradecimiento por ello los simpáticos lugareños se comieron al famoso Capitán Cook en 1779, aunque no está totalmente claro si se lo comieron por eso o por haber descubierto el “corcho surf” (pesadilla actual de todo surfero). En cualquier caso, bien comido.
La era moderna del surf se remonta hasta 1900 donde en Hawai seguía practicándose el He e’nalu pero tumbados sobre tablas de madera, hasta que un joven hawaiano comenzó con una tabla de 4m a bajar las olas de pié sobre ella. A principio de siglo las islas Hawai eran frecuentadas por gente de pelas y escritores como Jack London o la misma Ágata Christie, quienes hicieron referencia en algunos de sus relatos al surf.
Poco a poco el surf fue adquiriendo más y más adeptos entre los que destacó Duke Kahanamoku, el cual participó en las Olimpiadas de 1912 en Estocolmo. En 1911 fundó el primer club de surf de la historia el Hui Nalu el cual aún funciona hoy en día.
El surf da el salto de las isla Hawai hasta la costa Oeste de los EE.UU., concretamente en Malibú, en 1927.Las tablas seguían evolucionando muy poco a poco hasta que en 1935 un tal Tom Blake puso una quilla a una tabla facilitando con ello los giros.
Uno de los primeros surfers que entendieron el surf como un modo de vida fue el californiano Bob Simons el cual se quedaba a dormir en la playa en su coche esperando a que entrara mar. Se convirtió en una de las leyendas del surf californiano sobre todo cuando desapareció entre las olas a mediados de los años 50.
A finales de los años 60, California era el epicentro del surf del mundo mundial.
El salto del surf a Europa ocurre en el año 1959, concretamente en Biarritz donde el marido de la actriz Débora Kerr mientras esperaba en los rodajes de la película donde trabajaba su mujer flipó con las olas que entraban en la playa de Biarritz, como el angelito se aburría mandó que le enviaran de EE.UU. su tabla de surf para matar el tiempo mientras se rodaba la película. Lo curioso es que este nunca antes había hecho surf hasta que vio las olas de Biarritz. Acabó destrozando la tabla contra las rocas. En la misma playa, casualmente contactó con un tal Georges Hennebutte quién trabajaba con fibra de vidrio y poliéster quién acabó utilizando la tabla del americano.
Después del salto a Europa el surf a extendido sus tentáculos por toda la costa del Cantábrico y del Atlántico de forma imparable dando a conocer olas emblemáticas como Mundaka.
Una época decisiva en el Surf es a mediados de los años 60 fue cuando el operador de cámara Bruce Brown y dos de los mejores surfers del momento Mike Hynson y Robert August recorrían el mundo en busca de la ola perfecta la cual encontraron en Sudáfrica : Jeffrey’s Bay. Una vez terminada su película les costó que Hollywood se la comprara pues la consideraban como un documental de surf. Al final lo consiguieron alcanzando la película The Endless Summer un enorme éxito lo que contribuyó en gran medida a que el surf, tratado hasta entonces como un deporte esencialmente competitivo, pasara a tener su esencia en escapar en busca de la ola perfecta.
Muy por encima y a groso modo esta es la historia que más o menos podemos considerar como los inicios del surf. Pero nosotros queremos ir más lejos. Queremos contaros la historia de cada una de las zonas en las que poco a poco el surf ha ido y aun sigue introduciéndose. Para ello necesitamos vuestra colaboración. Cuéntanos la parte de la historia que a ti te toca directamente, la de tu zona. Publicaremos en el portal tus fotos y textos. Todos los surferos os lo agradeceremos.

3sesenta






En este mes de junio-julio 2009 en el nº 135 de 3sesenta se hace honor a nuestra costa malagueña , nombrando al rider Zeus como ejemplo.



Contador gratis